Fomentar una educación y un aprendizaje lo más multidisciplinar posible ha de ser siempre un objetivo prioritario para una escuela infantil en Hortaleza (Madrid). Y eso pasa, ineludiblemente, por llevar a cabo lo que hoy día se conoce como psicomotricidad infantil o educación psicomotriz, que diversos estudios ya consideran como una etapa educativa con entidad propia, dotada de unas características que la definen y, a su vez, diferencian de niveles posteriores.

Los expertos consideran que hay un paralelismo entre el desarrollo de las facultades psicomotrices tales como el movimiento o la acción con las funciones psíquicas. Y esta teoría es la que también consideramos en el centro Mi Primer Cole 3, dando especial importancia en nuestro proyecto educativo a la psicomotricidad infantil, con el fin de dotar a los menores de las competencias, destrezas, hábitos y actitudes que puedan facilitar su posterior adaptación a la Educación Primaria que tendrán que afrontar en años venideros.

Los beneficios de la psicomotricidad que desarrollamos en la escuela infantil en Hortaleza (Madrid) pasan, por ejemplo, por adquirir nociones espaciales, temporales y de lateralidad, relativas tanto a su cuerpo como a los objetos cotidianos de uso diario, así como respecto a situaciones que facilitan la adquisición de nuevos aprendizajes y desarrollo de sus capacidades.

Uno de los puntos fuertes de esta teoría educativa es su variedad y versatilidad. Lo mejor es que estas actividades de psicomotricidad sean diarias, teniendo en cuenta que se pueden realizar en un espacio cerrado o al aire libre, pero siempre en espacios amplios, sin peligros y con el material y ropa adecuada. Además, la mayoría se realizan en forma de juego, por lo que el aprendizaje es mucho más llevadero y lúdico.