Tel: 91 377 10 09 -

La importancia del sueño en niños y bebés

La importancia del sueño en niños y bebés

En nuestra guardería infantil en Hortaleza – Madrid siempre nos hemos preocupado por ofrecer un proyecto educativo de calidad que garantice el perfecto desarrollo de los niños desde todos los puntos de vista. Esto no solo abarca aspectos como la educación o la formación en materias específicas; también implica estimular a los niños, hacer que se sientan cómodos, que vayan adquiriendo autonomía y que descansen y duerman las horas necesarias para disfrutar de buena salud. Precisamente de esto es de lo que nos gustaría hablarte hoy: del sueño y de la importancia que éste tiene en el desarrollo de niños y bebés.

Dormir es una necesidad para todo el mundo. Todas las personas necesitamos unas horas mínimas de sueño para que nuestro cuerpo descanse y realice los cambios metabólicos necesarios para funcionar a pleno rendimiento durante el día. No dormir las suficientes horas puede acarrear muchos más problemas de los que piensas, algo que, obviamente, también ocurre en el caso de los niños y los bebés.

En nuestra guardería infantil en Hortaleza – Madrid velamos porque los niños y bebés duerman las horas que necesitan ya que sabemos que solo así pueden crecer. Durante el sueño, el organismo de los más pequeños desarrolla una hormona denominada GH que es la hormona del crecimiento. Por eso es tan importante que duerman una serie de horas al día, porque solo así podrán continuar su desarrollo, madurar su sistema nervioso y regular el crecimiento de sus órganos.

Es importante conocer cuánto debe dormir cada niño en función de su edad ya que las necesidades cambian continuamente y no necesita dormir las mismas horas un bebé de 4 meses que un niño de 1 año aunque la diferencia de edad sea tan escasa.

Además, en

Mi Primer Cole 3

somos conscientes de lo importante que es educar a los niños en materia de sueño. Por eso les inculcamos unos hábitos saludables, respetamos sus horarios y buscamos un espacio confortable con la temperatura y cantidad de luz óptima para que los niños descansen de verdad.